HORNOS DE CAL

Las primeras noticias de la elaboración de la cal y de los propios hornos de cal aparecen a los tratados romanos de agricultura. Se encontramos integrados al paisaje, incluso camuflados bajo la masa vegetal. La ubicación de los hornos solía ser próxima a puntos de extracción de las materias primeras, la piedra y la leña. Cerca del horno había una barraca utilizada como refugio durante la quema. Los hornos solían consistir en un vacío cilíndrico, "la olla", abierto por encima y que tenía una entrada frontal que secciona el muro circundante y delimitador de la propia cavidad crematória. Los muros pueden ser de piedra obrada con mortero o de baldosa cocida. Si quieres saber mes sobre los hornos de cal, desde el pueblo tienes varias Rutas de la Cal que te llevarán a visitar varios hornos, algunos de ellos rehabilitados.